N3xcorp Mayo 19, 2016 No hay comentarios

Hace más de 20 años que el éxito empresarial dejó de medirse según el tamaño de una compañía. Para Paul Leinwand, ejecutivo principal en Strategy& de PwC, en el entorno actual ya no es suficiente el sólo existir, esperar tener rentabilidad y una ventaja en el mercado. Hoy día las empresas están aprendiendo que sus capacidades son las que les permitirán sobresalir de la competencia.

Durante la presentación de su libro, The Strategy That Works: A look at why certain companies succeed and why other may Not, Leinwand indicó que la digitalización ha abierto las puertas a nuevos competidores que ni siquiera sabíamos que existían, por lo que ahora “cada que encontramos una empresa exitosa, vemos que detrás de ella hay un capacidad muy bien explotada”.

Es por esto que tras estudiar a 14 compañías a nivel mundial, identificó –junto a Cesar Mainardi, director ejecutivo retirado de Strategy& y coautor del libro– cinco capacidades que las han convertido en referentes de su sector y que la mayoría de las empresas en el mundo no están utilizando. No por nada 50% de los líderes no cree tener una estrategia ganadora al momento de arrancar, por lo que afirman haber perdido grandes oportunidades de negocio.

A continuación., las cinco capacidades:

1. Sabiduría convencional. Las empresas deben pensar en el crecimiento como el resultado de una buena estrategia; conservar su identidad y permanecer con ella mucho tiempo es lo que permitirá su diferenciación en el mercado.

2. Dar el máximo día a día. La compañía no se puede dar el lujo de ser la mejor en todo, debe seleccionar las áreas que le ayuden a lograr las estrategias y explotarlas al máximo, concentrarse en haber bien las tareas del día a día.

3. Cultura. El liderazgo se vuelve crucial para cerrar las brechas entre la generación de estrategias y su implementación, se tienen que aprovechar las fortalezas culturales y alcanzar el éxito.

4. Costos. En lugar de hacer recortes generales, las compañías tienen que ser sabias y optar por invertir en aquellas áreas que van a incrementar la posibilidad de lograr los objetivos establecidos.

5. Pensar en el futuro. Nadie es capaz de predecir hacia dónde van los mercados, pero los líderes deben tener la agilidad y la flexibilidad de moverse junto con ellos; habrá que reinventarse con tal de cubrir las necesidades futuras de los consumidores.